A veces tengo la sensación de que hay un revoltijo extraño y muy confuso sobre la espiritualidad, el crecimiento personal y, si me apuras, la religión y la autoayuda. 


Como que a veces todo se mete en un mismo saco, se menea, uno mete la mano, coge lo primero que toca y lo saca… a ver si esta vez sí. 


Menciono la religión y la autoayuda porque están en el saco, pero las descarto inmediatamente porque no vienen demasiado al caso. 


La religión es la institucionalización de la espiritualidad, la manipulación de esta (es mi opinión y mi experiencia) y la autoayuda es casi como una religión laica, con todo tipo de matices y variantes (como las religiones). 


¿Somos personalmente pequeños?


En cuanto al crecimiento personal, me parece un concepto excesivamente general que sirve para todo y engloba indistintamente asuntos espirituales, autoayuda, religión y más. 


A mí lo del crecimiento personal me chirría un poco y si lo uso es mi web es para que la gente lo entienda. 


Me chirría porque no sé bien si de verdad tenemos que crecer personalmente, es decir, ¿somos pequeños y poco presentables personalmente? 


Y me trae a la pregunta de siempre: ¿quién determina la estatura personal correcta, el mínimo tolerable para que uno pueda decir que por fin empieza a dar la talla?


Utilizó con toda conciencia la expresión “empieza a dar la talla”. No das la talla, empiezas a darla. Despacito, con dudas y con el terrible peligro siempre, como una espada de Damocles sobre nuestra cabeza, de cometer un desliz y volver a encoger personalmente. 


Los que se levantan como guías de las vidas ajenas son los que ponen el listón: los demás somos los que tenemos que hacer esfuerzos continuos y denodados por llegar y no desmayar. 


¿No tienes la sensación de que todos llegan menos tú? ¿No te parece a veces que debe haber algo mal fabricado en ti que te impide ser realmente una buena persona y todo eso?


La libertad


Para mí la liberación llegó cuando encontré la espiritualidad, mi conexión directa con mi Ser y con la Divinidad, sin jueces ni intermediarios (como los que todas las religiones tienen). 


Yo practico Ho’oponopono, una técnica ancestral hawaiana muy fácil y al alcance de todos. Llevo haciéndolo años, conozco a mucha gente que practica y puedo decir que no sé de nadie que lo haga y a quien no le funcione ( mira las 11 razones por las que me enamora Ho’oponopono). 


Pero, por supuesto, no es la única forma de conectar con uno mismo, con lo que de verdad somos, ni es la mejor necesariamente para todos. Es una más de las muchas que hay. 


La espiritualidad es más un encuentro que una búsqueda y la mayoría llegamos a ella casi sin darnos cuenta. 


Llegas a ella por la búsqueda de un sentido a la vida, a tu existencia, de una explicación a todo esto, pero no buscas la espiritualidad. Muchas veces incluso la rehúyes, por su proximidad a las religiones (en realidad, por ignorancia y miedo). 


Y, sin embargo, la espiritualidad te encuentra a ti. 


Hoy en día sé que todo es espiritual y lo ha sido siempre, lo que pasa es que yo antes no era capaz de verlo. Ahora sí, y me gusta.


La espiritualidad, el descubrimiento de lo que realmente soy, me hace libre. El crecimiento personal no. 


El crecimiento personal es un poco como volver al cole e ir superando cursos… o repetir, claro. Las notas te las ponen otros, te juzgan otros y tú lo consientes. 


No estoy descargándolo de un plumazo, porque hay mucha gente honrada en ese camino, tanto buscadores como acompañantes. 


Así me veo yo, como alguien que puede acompañarte, sin juicios y con mucho amor. 


Yo no puedo decirte si lo haces bien o no, porque cada uno tiene su camino, su estilo, su vida y nadie es quién para juzgar a los demás. 


Tú siempre tienes que ser la medida exacta de tu vida. Si lo que haces es bueno para ti porque hace que te sientas bien contigo mismo, que te aceptes e incluso te ames, perfecto. Si no, busca en otro sitio. 


Aceptar, vivir el presente, encontrar tu Ser


En la aceptación hay toda una lección y todo un nuevo universo resplandeciente lleno de paz y quietud. 


¿Qué metes la pata? No dramatices, no generalices, no te castigues. Sólo acéptalo como lo que es: aquí y ahora has metido la pata. Cada momento es nuevo y único, pleno de posibilidades y no tienes por qué traer el pasado al presente. 


Así que, en el presente, en el único que existe, que es aquí y ahora, tienes la opción de dejarte sorprender por lo que es… y por lo que tú eres. 


El pasado no te va a servir en el presente, porque lo de ahora no es nunca igual a lo de antes: la idea de que lo es no es más que eso, una idea, un producto de la mente, pero tú no eres tu mente, no tienes por qué creer a tu mente, ni seguirla, ni identificarse con ella


Cuando empiezas a buscar encuentras muchas cosas y algunas te encuentran a ti. También a muchas personas con muy diversas propuestas. 


Deja que sea tu Ser el que elija. Aparta a tu mente del asunto y déjate guiar por la parte tuya que sabes (no es lógica, pero es mucho más sabia que tu mente). 


En todo este camino es posible que topes con muchos falsos predicadores que tienen montado más un negocio que un sistema de ayuda, pero hay formas de detectarlos y evitarlos (tienes algunas pistas en Espiritualidad: evitar que te manipulen). 


Al final tú solo vas al encuentro contigo mismo y para eso no necesitas guía, en todo caso, compañía amorosa. 


Sí te puedo decir, por mi experiencia y la de muchas personas que conozco, que si tu búsqueda es verdadera y honrada, es muy difícil que no acabes encontrando a Dios, o como prefieras llamarlo (un Dios que no tiene nada que ver con ninguna religión). Sobre todo, porque está en ti


Cuanto te encuentras a ti, en el mismo instante, encuentras a Dios. 


Tendrás una relación única y exclusiva con él (y, ¡por fin!, contigo). Eso no tiene precio ni descripción posible. 

¿Qué significado tiene para ti la espiritualidad y abundancia?

Te gustaría profundizar en el tema de la espiritualidad, sanar tu relación con el dinero, para vivir la vida a plenitud y conectar con grandes oportunidades para ti ¿TE ATREVES? 

Suscríbete totalmente gratis del el 19 al 30 de octubre a la 2da edición del RETO GRATUITO VIBRANDO ALTO CON JUDITH CONECTA TU MENTE CON LA ABUNDANCIA Y EL DINERO.


Únete a mi grupo de WhatsApp privado VIBRANDO ALTO CON JUDITH. Exclusivo para personas comprometidas a vibrar alto junto conmigo y conectar con la abundancia infinita del universo

Haz clic y únete GRATIS YA

× Contáctame