“El tsunami en mi vida que me hizo más fuerte” 

A mis 30 años pensaba que mi futuro estaba asegurado, tenía un negocio exitoso, uno de mis hobbies favoritos viajar, formaba parte de mi vida laboral por lo tanto lo disfrutaba al máximo y me permitía tener una vida social activa. 

Así comenzó todo 

A mis 30 años pensaba que mi futuro estaba asegurado, tenía un negocio exitoso, uno de mis hobbies favoritos viajar, formaba parte de mi vida laboral por lo tanto lo disfrutaba al máximo y me permitía tener una vida social activa.

En 1999 compré mi primera casa en España e inicié a invertir en el mundo inmobiliario, pintura y coleccionar sellos. Pero el estar solo enfocada en las cosas materiales, en complacer a los demás para ser aceptada y reconocieran mis éxitos, me exigía mucho y me esforzaba por ser disciplinada para cumplir con mis metas.

Estaba convencida que cuando alcanzara el éxito y tuviera mucho dinero sería feliz…Me olvidé por completo de mi vida interior porque el ego me estaba consumiendo y no me daba cuenta.

La etapa más dolorosa 

Poco a poco fui sintiendo un vacío, nada me llenaba, hasta el punto que por no estar sola escogí una pareja muy desconfiada y posesiva, mi vida se convirtió en un infierno, callaba para no ofenderle y con la esperanza que él cambiaría.

Hasta que caí en una depresión, en mayo del 2010 me di cuenta que tenía que tomar una decisión, cada cual debía tomar su camino toco mi hombro y me dijo: Se feliz.

¡Qué ingenua fui! Desde ese momento comenzó mi calvario, mis cuentas bancarias en cero, las cerraduras de mis negocios cambiadas, me quito todo lo material que construí en Alemania, mi mundo se vino abajo.

Mi proceso involuntario de reinvención

En mayo del 2011 inicie una nueva etapa en mi vida: una tormenta de miedos e incertidumbres mantenían mi mente en blanco, durante casi dos años me vi obligada a dedicarle mi tiempo a la persona más importante de mi vida YO.

Tiempo suficiente para profundizar en la práctica de la meditación y la técnica de Ho´ oponopono lo que me ayudó a encontrar la paz en medio de la tormenta. Todo estaba mal, la salud y la económica cada día peor. 

Este proceso me ayudó a entender que la felicidad es plenitud, que estar en paz con uno mismo, es crear armonía en tu entorno. Tocar fondo me ayudó a despertar, a darme cuenta que es posible encontrar el equilibrio personal y en tu negocio.

Tú puedes estar en paz y lograr tus objetivos y metas, tú puedes ser auténtica, mostrarte tal como eres…también puedes lograr la libertad financiera, tu puedes hacer posible que cada área de tu vida vaya en progreso.

Tú puedes mantener tu frecuencia vibratoria alta a pesar de lo que este pasando a tu alrededor pero todo esto es posible si tu haces que esto suceda, integrando a tu vida la disciplina, constancia, paciencia y responsabilidad…

Hoy estoy agradecida al Universo puesto que este tropezón, que a veces todos necesitamos, me hizo despertar, empezar a mirar hacia dentro y encontrar la manera de equilibrar todas las áreas de mi vida.

La prueba de fuego que me condujo hacia mi libertad financiera

En marzo del 2013 decidí irme a España con lo puesto, pero con mi mente y corazón lleno de esperanza, motivación y ganas de empezar de nuevo.

Me encanta coleccionar pinturas, monedas y sellos puesto que me hace ver el mundo de otra manera, soy muy celosa de mis colecciones, son para mi y algunos que otros amigos, disfrutamos juntos observándolas.  Desprenderme de ellas jamás se me pasaría por la cabeza pero al llegar a España me di cuenta que no quería trabajar para otros.

Se me ocurrió vender unos de mis cuadros, estaba segura que mi amigo Paco haría esa inversión y por un año tendría dinero para vivir y poder crear mi nuevo negocio, me quedaría en España monetizando lo que amo y disfrutando del mar, el marisco y el albariño de mi Galicia querida.

Tan pronto como pude le hice la propuesta a Paco sin entrar en detalles de los motivos de mi venta, para mi sorpresa pensó que bromeaba un coleccionista no se desprende del arte que con tanta ilusión ha escogido, esta fue su respuesta.

Su reacción me impactó tanto, que todo mi cuerpo se estremeció, me dio  escalofríos, que decepción, me sentí frustrada, los días pasaban y por mas que lo intentaba para él era una de mis tontería y más de una vez se enfado por mi insistencia.

Todo pintaba feo, mi nevera estaba vacía solo una amiga sabia la gravedad de mi cuenta bancaria la llame para que me dejara 10€ y comprar algo de comida. Con los ojos aguados abrió sus manos y me dijo en gallego: guapilla esto es todo lo que tengo 2€ esa imagen la llevo grabada en mi mente hasta el día de hoy.

La incredulidad de Paco a mi propuesta, los dos euros en la palma de la mano de mi amiga me hicieron reaccionar decidí emprender con cero euros, tenía muy claro que no iba alquilar mi experiencia y conocimientos.

Puse un anuncio en internet: “Te limpio tu trastero para que generes ingresos extras” ¡SORPRESA! La mayoría de personas me regalaban todo, su interés era que le sacara todo del trastero.

Vendía por Ebay y corrí la voz en el pueblo, el glamour no lo perdí en ningún momento, que Paco invirtiera comprando mi cuadro era mi meta. Tenía que convencerlo, cambiar la táctica para que él decidiera cuándo comprar, comencé a invitarle a tomar algo a casa y más de una vez invité a toda la familia a comer.

Desde el 2011 el 21 de septiembre celebró mi renacer, después de superar el tsunami y descubrir lo resiliente que soy. Cada año suelo invitar a algún amigo que tengamos algo en común: cocinar y viajar son uno de mis hobbies favoritos, el de Paco también y en el 2013 él fue mi invitado de honor al junto de su familia.

Mientras almorzábamos, su esposa y yo conversábamos amenamente, en un momento inesperado Paco nos interrumpió y me pregunto: ¿aún vendes el cuadro?
No sabía si reír o llorar de felicidad, pero mantuve el tipo, mi primer pensamiento fue “Lo he logrado” Gracias…Gracias…Gracias mi Universo.

Mi cambio radical de ceros euros a tener hoy 4 empresas. 

Al día siguiente quedé con Paco él mismo puso el precio, invirtió 3000€ más de lo que yo pensaba proponerle, esta historia fue un aprendizaje inspirador para crear mi método 3E: Espiritualidad – Excelencia – Enfoque y claridad. 

En solo 3 pasos te acompaño a crear un negocio potenciando las 3 áreas claves para convertirte en una empresaria de alto impacto y vivir de lo que amas hacer.

Mi aprendizaje que ha ayudado a cientos de mujeres: 

  • Para vender hay que seguir un proceso bien definido, observar el comportamiento de tu cliente y actuar de manera que ellos continúen interesados en hacer la compra.
  • La importancia de cultivar a diario la paciencia y perseverancia para mantenernos motivados en lo que queremos alcanzar.
  • Que un NO es la puerta que abre 1000 razones para tomar acción e ir a por todas para lograr tus sueños.

¿Cuántas veces has pensado abandonar tus sueños? Te leo en los comentarios.  

Judith Maduro
Judith Maduro

Ayudó a coaches, terapeutas y consultores a conectar con su esencia y descubrir el líder que habita en ellos para emprender desde cero y construir un negocio sólido y rentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.