fbpx

La frase “no soy una víctima: nunca me ha pegado“ es un denominador común entre las víctimas del maltrato psicológico, aunque sí existen agresiones verbales de tu pareja que te dañan.

No es sencillo distinguir entre una discusión acalorada y el maltrato verbal. Los signos son poco perceptibles, pero pueden doler más y dejar cicatrices más profundas en tu interior que una agresión física.

El amor te hace justificar actitudes y palabras del todo injustificables, sembrando en ti la duda de estar equivocado. Eso con el tiempo, provoca en ti inseguridad, baja autoestima y dependencia emocional.

Agresiones verbales de tu pareja

Las frases que indican maltratos las he dividido en 3 grupos:

Las que te descalifican y humillan:

  • No sé ni para qué estoy contigo ¡ya me lo decía mi madre!
  • Siempre haces un drama de todo, te quejas de vicio.
  • No vales para nada, todo lo haces mal.
  • Cállate, a nadie le interesa tus estupideces.
  • Nadie te va a querer, por inútil y exagerado/a.

Las amenazantes y manipuladoras:

  • Haz lo que te digo o te quito a los niños.
  • Ya no eres como antes, has cambiado.
  • Hay mejores que tú, continúo contigo porque te quiero.
  • Tú me provocas, deja de comportarte así… o me marcho.
  • Me voy encargar de que todos se enteren de quién eres en realidad, eres un/a desconsiderado/a.

Con las que tratas de justificar a tu agresor/a:

  • No es agresivo/a, solo tiene mucho temperamento.
  • Solo soy una molestia para él/ella.
  • No me deja salir solo/a porque se preocupa de mí a todas horas.
  • Grita mucho, soy yo que le provoco siempre.
  • Si me marcho, se muere de la angustia.

Estas frases no se las lleva el viento, van directo al alma, se convierten en un cáncer metastásico emocional, que te va destruyendo por dentro.

A medida que va pasando el tiempo, no solo vives un infierno en tu relación, sino que vives atrapado en pensamientos, sentimientos y emociones tóxicas. Pero la buena noticia es que esta enfermedad emocional puede curarse. Te animo a reflexionar sobre tu situación.

A continuación, te comento qué puedes hacer al respecto:

  • Crea conciencia y reconoce que no eres el problema, ni tienes la culpa de nada.
  • Sal de tu zona de confort: cuando eres víctima del maltrato psicológico, la única manera de lograr tu libertad emocional es arriesgar y cambiar para evolucionar y emprender el camino hacia tu sanación mental y espiritual.
  • Perdonarte a ti mismo por no haber identificado las señales del maltrato psicológico aumentará la motivación y el compromiso de dar el paso a curar las heridas del alma y disfrutar de tu libertad emocional.
  • Busca ayuda profesional: de esta manera podrás seguir adelante con la decisión de sanar mental y emocionalmente, sin dejar que tu mente te deje estancado/a en pensamientos dudosos que no te dejen avanzar.

De tus palabras y de las decisiones que tomes hoy, dependen tu presente y futuro. Inicia el viaje a tu interior, para sanar las heridas del alma y tu corazón.

Con amor,

Judith Maduro

vgo('setAccount', '475563827'); vgo('setTrackByDefault', true); vgo('process');
× Contáctame